Collada de Aciera

Collada de Aciera

Preciosa conexión natural, entre Quirós y Proaza, por la parte más amable del Arámo.

Dificultad:
3/5
(3)

Descripción

Ruta que discurre en su gran mayoría, por la conocida Senda del Oso. Añadiendo un poco de atractivo, al atravesar la Collada de Aciera. Una pista de uso ganadero, que une las preciosas poblaciones de Aciera y Villamejín, antiguo trazado del Camino Real. Completando una circular, a la sierra de Caranga.

Partiendo del parking de caravanas de Bárzana, a la vera del río Quirós, descendemos fácilmente por la Senda del Oso. Cruzando San Salvador, Arrojo, Vega y Las Agüeras, donde ya nos salimos al camino pegado a la carretera principal AS-229. Hasta el cruce el Melén, donde comenzamos una subida asequible por carretera QU-7, dirección Aciera y Tene.

En apenas 500m, giramos a la derecha en un camino de hormigón, para adentrarnos en esta bonita población de Aciera, donde destacan principalmente, sus hórreos decorados con talla y pintura, del siglo XV y XVI, de gran valor patrimonial. Tantos años de vida, bien merecen una parada. De vuelta a la carretera, continuamos dirección Tene, para enseguida tener que desviarnos a la izquierda, en un rampón de hormigón. Donde llega el kilómetro y medio más duro de la ruta, a escalones de descansos pero con rampas que llegan en torno al 30%, de buen grip eso sí y cortos. De no ser por estos “rampones”, la ruta podría ser catalogada como fácil 2/5. El final, ya pasa a ser de tierra y piedra, para finalizar en el verde pasto de la Collada de Aciera (681m).

Límite natural entre los concejos de Quirós y Proaza, escoltados por la sierra de Caranga y el pico Cascorbal. Hacia Quirós, divisamos la Sierra del Gorrión, Trobaniello, los puertos de Agüeria, los Fontanes y Peña Rueda. Hacia Proaza, Peña Forcada, la cruz de Linares y la sierra Buanga. Paso natural y del Camín Real, hasta 1861 (Finaliza la obra de la carretera en Peñas Juntas). Comenzamos el  rápido descenso, por una pista que enseguida pasa a ser hormigón, metidos en una preciosa sombra de árboles, muy pronunciada y que deja disfrutar de las fabulosas vistas al valle. Cruzando Llendelafaya, actualmente en su mayoría de uso ganadero, pero que en su día, fue una malatería regentada por leprosos. Llegando de pleno a Villamejin, otro espectáculo de arquitectura tradicional asturiana.

Finalizamos por carretera la bajada, hasta la central hidráulica de Proaza y ya cogemos de nuevo la Senda del Oso. Atravesando los túneles cavados en la roca, del antiguo ferrocarril minero del valle del río Trubia, una auténtica pasada. Contemplar tan de cerca, el desfiladero de Peñas Juntas y lo que costaría su obra entonces. Culminando, en un paraje brutal en mitad del concejo quirosano, el embalse de Valdemurio. Sólo queda continuar, atravesando el propio embalse por el puente, una experiencia poco común en bicicleta y continuar la Senda del Oso, hasta Bárzana.

Localización

Mapa y perfil

Recomendaciones

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad